Antiguos alumnos

Una de las mejores cosas de las Navidades es que la gente que está fuera tiene tiempo de volver a casa, ver a sus familiares, a sus amigos y eventualmente ver a alguno de sus antiguos profesores 🙂 A veces no siempre es posible quedar pero tengo oportunidad de intercambiar algunos correos y ver cómo le va a cada uno.

Me da mucha alegría cuando vuelvo a hablar con antiguos alumnos. Quizá durante el tiempo que les di clase sólo fue el comienzo de la amistad y la relación no era demasiado fuerte, pero con el tiempo y por diversas circunstancias y coincidencias continua el contacto y se estrecha la amistad. De hecho, cuando estos exalumnos comienzan a trabajar la relación es más de tú a tú, y eso nos hace sentir mejor a los 2 para tener confianza y cambiar experiencias e impresiones.