El sorprendedor

Continuando con el taller de Vivir sin Jefe impartido por Sergio Fernández (ver post anterior), para mi fue muy revelador como nos ayudó a descubrir nuestras creencias. Tanto las limitantes como las emponderantes. Después del mismo empecé a leer su libro “El sorprendedor” escrito junto a Rubén Chacón.

Hay un diálogo entre Lume, el protagonista y Ruser, una amiga de la infancia que me ha impactado mucho. Me he permitido incluirlo aquí:

– Pero yo necesito seguirdad, Ruser – protestó Lume-. ¡ A mí la incertidumbre me mata!

– El que lo quiera todo tiene que estar dispuesto a perderlo todo, Lume. En la vida solo puedes ganar tanto como arriesgas. El que lo arriesga http://comprar-ed.com/viagra.html todo, puede ganarlo todo o perderlo todo. El que no arriesga nada, no pierde nada pero tampoco ganará nada. En cualquier caso, recuerda que todo lo que una persona posee de verdad es solo aquello que no puede perder en un incendio. Es decir, muy poco. Creer que ganamos o perdemos no es más que una trampa del ego. Y esto se aplica a cualquier ámbito de la vida. También al laboral.

Tras leerlo me he quedado pensando cuántas cosas tengo en realidad y me salen las siguientes: mi familia y mis amigos, mis conocimientos y yo mismo. ¿Y a ti, cuántas te salen?

Leave a Reply