… entonces ganas.

Con unos 14 años leí algunas biografías de personajes famosos. Me impresionó mucho la de Michelangelo. También leí la de Gandhi. No valoré entonces lo suficiente lo que logró, sino con el paso del tiempo vi cuan difícil es liderar sin ejercer el odio ni la violencia.

Hace poco leí una frase que me impresionó. 

“Primero te ignoran, después se ríen de ti, luego te atacan, entonces ganas.” 

Más de una vez me he sentido identificado con esa frase. Muchas veces abandonamos antes de ganar: cuando te ignoran y te desilusionamos, cuando se ríen de lo que haces sin motivo y te sientes ridículo e inútil y cuando te atacan porque te sientes herido.

Pero cuando te atacan, es que ya estás ganando. Es cierto, te hieren, pero estás ganando y es cuestión de seguir aguantando.