Hope

Ayer vi por la calle un chaval con una sudadera que tenía escritas las palabras No Hope. Me pareció muy triste. Estuve a punto de acercarme a él y preguntarle si de verdad sentía lo que decía la sudadera y si podía ayudarle. Supongo que al final no lo hice porque pensaría que estaba loco y no le daría a lo mejor la importancia que yo le estaba dando. Quizá él no se de cuenta porque es él quien la lleva, pero toda la gente cuando lo mirara pensaría en mayor o menor medida algo negativo, conscientemente o no.

Barack Obama Hope poster (From Wikipedia)

Justo en el otro http://remoandaluz.es/servicio-medico/comprar-cialis lado, Hope, me viene a la memoria uno de los carteles de los que se sirvió Obama en su exitosa campaña a las presidenciales de Estados Unidos de 2008, campaña con la que consiguió ilusionar a millones de americanos y a muchos habitantes del resto del muno. Cada vez me doy más cuenta de que las palabras que nos decimos tienen un efecto muy importante sobre nosotros. Nos lo creamos más o menos. Nos demos cuenta más o menos. Lo queramos más o menos. Si son positivas el efecto es para bien y si son negativas para mal. ¿Y tú? ¿Qué te dices cada mañana? ¿cómo es tu vestuario?