John Gurdon

Recientemente se le ha concedido el Premio Nobel de Medicina a John B. Gurdon y a Shinya Yamanaka por sus descubrimientos en células madre y clonación.

A pesar de que desde pequeño a John le gustaba la biología, no siempre le animaron a ello. Dicen que en su despacho guarda una nota enmarcada de una de sus maestras de Eton que el envió a sus padres al poco de entrar allí cuando el contaba con 15 años. En ella que pone lo siguiente:

“Creo que Gurdon tiene la idea de convertirse en científico. Por lo que muestra en este momento, esto es bastante ridículo. Si no puede entender datos biológicos simples, no tendría ninguna oportunidad de hacer el trabajo de un especialista y sería una absoluta pérdida de tiempo tanto para él como para los que le enseñen”.

Esta nota es una breve manera de hundir a un chaval en la miseria, sin embargo Gurdon era especial y tenía una gran capacidad de resiliencia, pero ¿y los que no la tienen?