Mi MOOC

Un compañero de la universidad, Emilio, dice que cuando llega una nueva tecnología o iniciativa, se suele preguntar si ha llegado para quedarse y tendrá futuro o si llega para quedarse. Esta pregunta lleva siempre aparejada la decisión de si formarse en ello o no y el retorno que tendrá.

Esto me ha pasado recientemente con los MOOC’s (Massive open on-line courses). He estado unas cuantas semanas dudando si participar en uno o no. Al final me he decidido, creo que van a ser una parte de la formación en la próxima década (no soy adivino, así que si contrabajo se cómo va a ser el 2013, no sé qué va a pasar más allá de 2020).

Van a estar ahí. ¿Por qué? Porque se aprende, generalmente de manera mucho más fácil que con un libro, y porque si se ofrecen cosas interesantes la gente las querrá aprender, independientemente de la certificación que se obtenga (que luego las habrá). No creo que haya más misterio.

Ya quedaron atrás las asignaturas OCW (Open CourseWare) de las que ya hice una de Análisis Matemático. Aquello fue el primer paso, estaba bien, pero le faltaban los vídeos. Las diapositivas no son suficientes, le sepa mal a quien le sepa, si no hay vídeos le falta vida. Y eso es lo que han integrado en los MOOC’s, le han dado la vida que le faltaba a las OCW.