¿Para qué estudiar en la universidad?

Mi amigo José Luis Poza comenta en su Blogpolu que llama la atención  que en el mundo de la informática se haga referencia a personas que han triunfado y no han terminado sus estudios. Como ejemplo de estas personas tenemos a Bill Gates (Microsoft), Steve Jobs & Steve Wozniak (Apple) o Mark Zuckerberg (Facebook).

Parece que se quiere cuestionar la enseñanza universitaria. Sin embargo hay una cuestión que subyace en la mayoría de caso: Los psicólogos estiman que una persona se convierte en un experto en una disciplina cuando acumula al menos 10.000 horas de práctica especializada en la misma y en estos casos ellos consiguieron acumular 10.000 horas de práctica antes de llegar a la universidad o durante sus primeros años en la misma. Un análisis pormenorizado de sus biografías, nos hace darnos cuenta de que durante su adolescencia dedicaron incontables horas a programar y trastear con sus equipos (equivale a dedicar unas 3 horas al día durante 10 años o unas 5 horas al día durante 6 años). En lo que a estudios universitarios esto equivaldría aproximadamente a cursar un grado de 4 años y un máster de 2. La diferencia es que al disponer de esta formación cuando entraron en la universidad tuvieron más tiempo libre para desarrollar sus proyectos y en un momento dado apostaron por ellos. En todos ellos, además se de ese alto nivel de emprendedurismo con el concepto de Malcolm Gladwell de pozo demográfico que define como estar en el lugar oportuno, en el momento adecuado y con la formación adecuada,  para más información y ver cómo las acumuló Gates puede consultarse el siguiente link o directamente en el libro Fueras de serie (Outliers) de Gladwell, donde intenta explicar por qué unas personas triunfan y otras no, viendo que esto no está directamente relacionado con la capacidad intelectual de cada uno.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *