Recortes en el funcionariado

Ayer el Presidente del Gobierno anunció varios recortes que nos afectaban a todos los españoles, entre ellos se encuentra eliminar la paga extra de Navidad (que, por cierto, no sé por qué se le llama extra). Varias personas me han preguntado mi postura al respecto.

El jueves pasado me lo avanzaron desde Rectorado. Desde entonces, al igual que Homer en un episodio de Los Simpson, he pasado por varias fases:

[youtube_sc url=”http://www.youtube.com/watch?v=JEVl-PczI8s&feature=player_detailpage#t=26s”]

  1. La semana pasada  no me lo podía creer (NEGACIÓN).
  2. Luego pensé y por qué no se bajan el salario los banqueros y los políticos (IRA).
  3. A lo largo de esta semana oía diferentes formas en las que se iba a hacer el recorte y pensaba si alguna era más ventajosa que otra (NEGOCIACIÓN).
  4. Ayer oí la noticia por la mañana y me quedé impactado y triste, pues siempre piensas que no harán un recorte de esa magnitud (DEPRESIÓN).
  5. Después me di cuenta de que no había más que hacer, Europa nos va a rescatar y estamos intervenidos (ACEPTACIÓN).

Creo que no es la solución, creo que vamos a ir a peor, creo que faltan responsables, creo que no se puede hacer peor, creo que faltan auténticos líderes políticos, ¿sigo?.

Sólo espero poder mantener la ilusión por las cosas que hago en el trabajo, pues como funcionario, trabajo para dar servicio a los demás, a todos vosotros, y cada día intento hacer lo que puedo y lo mejor posible.