Tú eres tu mejor negocio

El pasado día 27 de Octubre, Inmaculada Cerejido impartió la conferencia “Tú eres tu mejor negocio”, dentro del ciclo de conferenciasActitudes y competencias del emprendedor” organizado por la Cátedra BANCAJA Jóvenes Emprendedores – UPV. Aquí están las notas que tomé. Me llamó mucho la atención las reflexiones sobre la importancia de descansar para poderse encontrar en condiciones de definir en primer lugar nuestra propia identidad y posteriormente, nuestro proyecto empresarial.

  • Sin persona no hay proyecto. Es fundamental que uno se encuentre a uno mismo antes de que intente encontrar un proyecto que desarrollar. Es fundamental encontrar un proyecto vital antes que uno laboral. Para ello, previamente, hay que descubrir y materializar nuestra propia identidad Posteriormente se puede pensar en el proyecto personal y luego en el laboral, ya que este último es el más superficial.
  • Cada uno de nosotros es único e irrepetible. Cada uno de nosotros es exclusivo.  Materializar nuestra propia identidad nos permite no solo darnos cuenta de que somos únicos, sino de que somos autónomos (tenemos nuestro propio motor para movernos por nosotros mismos) y de que tenemos una naturaleza llena de recursos que además nos permite ser creativos. Todo esto nos permite darnos cuenta de que somos los responsables de la primera respuesta que damos a todo lo que nos pasa.
  • Para definir nuestra identidad hay que responder a una serie de preguntas, como son: ¿Quién soy? ¿Qué me hace feliz?¿Cuáles son mis motivaciones más profundas? A la hora de responder a estas preguntas, debemos tener en cuenta que el mundo que vemos es parte del concepto que tenemos de nosotros mismos, por lo que en muchas ocasiones  no logramos tener una imagen adecuada de nosotros mismos debido a nuestro entorno. Entre las circunstancias que nos limitan se hallan las presiones  desproporcionadas a las que nos vemos sometidos, las comparaciones, el afrontar metas  inalcanzables, la falta de decisión, la falta de disciplina y la procrastinación.
  • Para tener una identidad uno necesita descansar (que no es lo mismo que distraerse). Uno se tiene que encontrar descansado física, mental y emocionalmente. El cansancio se produce por saturación, por exceso de actividad (muchas veces sin sentido),  por repetición de tareas o por  aburrimiento. Generalmente todos padecemos un déficit de descanso. Hay que descansar para saber quién eres. Sólo desde la serenidad y centrado en uno mismo toman forma los grandes proyectos. Si estamos saturados, ausentes, distraídos, tensos, descentrados o dispersos, no podemos estar atentos, centrados y presentes de manera plena.
  • Quién se conoce ya tiene el 80% de su éxito garantizado. Tómate tu tiempo y descansa en silencio.
  • Hoy en día nos encontramos en un entorno inestable, sujetos a una gran exigencia (técnica y personal), cansados, no confiamos en el sistema y no vemos sentido a lo que hacemos (un 70% de las personas se encuentra en despido interior).
  • Es necesario que creemos para nosotros mismos un entorno nuevo en el que sepamos quiénes somos, dónde vamos, para qué y si hay otros caminos.
  • ¿Qué nos puede ayudar a crear dicho entorno?
    • Desarrollar un compromiso intenso
    • Ser originales y provocadores
    • Aplaudir, engrandecer y reconocer, nunca se sabe dónde se recoge lo que se siembra.
    • Dar valor a los que están a tu lado, es la mejor manera de generar una red social.
    • La familia y los amigos.
    • Actuar: Nadie se emborracha a base hablar del vino (Anthony de Mello)
  • ¿Qué se valora de un profesional?
    • Que sepa dar respuestas, que busque soluciones creativas y que sepa plantear preguntas.
    • Que conozca en profundidad, no sólo la corteza.
    • Compromiso, determinación, esfuerzo y resistencia.
    • Comprensión los fracasos para aprender y mejorar.
    • Liderazgo visionario e informal.
    • Que pueda influir mediante ejemplo de trabajo y la visión ilusionante de proyectos que aportan beneficio a todos.
    • Valentía: Que muestre tolerancia al riesgo de la ambigüedad y la  incertidumbre.
    • Que muestre independencia cooperativa .
    • Confianza en sí mismo (esto sin conocimiento es una temeridad).
    • Capacidad de adaptación, orientación a logros.
    • Valores éticos e integridad
  • Algunas actitudes incompatibles con ser emprendedor: Exceso de autoconfianza, no creer en la propia capacidad para cambiar las cosas, tendencia a querer impresionar, estar cerrado a sugerencias, ser impulsivo y ser hiperperfeccionista.
  • En los negocios y en la vida, intentar seguir la estrategia de GANAR-GANAR. Evitar tener alguien en contra y buscar que lo que hagamos sea a ser posible positivo para la gente.
  • Desarrollar la empatía. Es clave para el éxito personal, incluso por encima de sus conocimientos.
  • Tener un enemigo común une mucho, pero no tiene que sea el único combustible. Intentar buscar el bien común.  Es a lo que se orienta la responsabilidad social corporativa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *